Necrópolis es un espacio metafórico, brutalmente gráfico, habitado por personajes sometidos a situaciones perturbadoras, donde la violencia, el abuso de poder y la muerte son fenómenos siempre vistos a través del sexo. Esta serie de dibujos de distintos tamaños, que van desde la miniatura hasta el gran formato, toma como punto de partida un interés por explorar las relaciones humanas y la representación simbólica de la violencia.

Con una economía de medios (tinta negra y papel) el planteamiento dibujístico se circunscribe a la simplificación formal, con referencia directa a los dibujos eróticos del Japón clásico, conocidos como Shunga, que son reinterpretados a la luz del mundo pop del Cartoon.